Un torrente de acogida en fraternidad