Caminamos Juntos: propuestas del Sínodo JAR

El Sínodo JAR celebrado el pasado mes de julio en Salamanca (España) fue un momento de encuentro, un espacio del Espíritu dónde los jóvenes y religiosos sinodales pudieron hablar y expresar sus deseos e inquietudes sobre el movimiento de Jóvenes Agustinos Recoletos.

De esta experiencia Sinodal nacieron dos documentos, que son la hoja de ruta que acompañará el camino de las JAR en los próximos años. Por un lado está el Mensaje final; por otro las propuestas derivadas de la reflexión y discernimiento. Las presentamos a continuación:

Identidad y vocación

1.1. Dado que es evidente la pérdida del fuego del encuentro con Cristo y la alegría de se- guirlo, es necesario afianzar en todos los jóvenes Agustino Recoletos la vocación al discipu- lado misionero comunitario, a través de la vivencia del carisma que los impulse a testimo- niar el acontecimiento de Jesús, porque la perseverancia da lugar para ir madurando en la identidad de Cristo.

1.2. Dado que tenemos dificultad de reconocer nuestra propia identidad, es necesario que se revisen las notas distintivas, a fin de que tengan un matiz más profundo y agustiniano, donde se refleje el perfil del joven, porque éste es un medio para reconocer el carisma Agustino Recoleto.

1.3. Dado que la juventud es la edad de toma de decisiones que dan una configuración determinante a la existencia, es necesario que las JAR sean un medio para que los jóvenes descubran su vocación; Promover la cultura vocacional como un eje transversal integrando los distintos estados de vida.

1.4. Dado que el espíritu agustiniano es parte fundamental del carisma, es necesario ge- nerar y seguir potenciando encuentros que fortalezcan el aspecto fraterno y comunitario, porque este es nuestro modo peculiar de vivir el Evangelio: en comunidad de hermanos, ya que necesitamos de los demás para ser nosotros mismos.

1.5. Dada la diversidad de logos, banderas, colores y diseños, es necesario plasmar una identidad común a través de un manual de identidad, porque estamos convencidos que todo ello ayuda a afianzar nuestra identidad.

Carisma y espiritualidad

2.1. Dado que nuestra oración no es otra cosa que devolverle tanto amor a Dios derramado en nuestro corazón, es necesario propiciar y dar a conocer recursos que ayuden a los jóve- nes a vivir con mayor autenticidad su vida interior y espiritual a través de la creatividad en la implementación de los métodos de la oración comunitaria (ejemplo: talleres de oración agustiniana), porque gracias a la oración afianzamos una conversación de amistad con el señor y nos encendemos en su amor.

2.2. Dado que somos parte de la familia agustino recoleta es necesario dar a conocer el movimiento e itinerario JAR en parroquias y colegios para dar cumplimento a los numerales B.13 y B.14 del proyecto de vida y misión de la Orden*, porque es importante el protagonismo de los jóvenes en la Iglesia1.

2.3. Dado que en algunos lugares las estructuras no existen, es necesario crear, promover y consolidar la conformación de consejos nacionales y locales de las JAR en la Orden, porque la organización del movimiento nos ayuda a vivir el carisma y el sentido de pertenencia.

2.4. Dado que las JAR se nutren de las fases de la infancia, es necesario consolidar las eta- pas Tagaste, Madaura y Cartago, porque es importante el conocimiento y sentido de per- tenencia del carisma desde temprana edad..

*Cf. B13. Dar a conocer el Itinerario JAR a nuestros religiosos, laicos y a nuestros profesos en periodo de formación inicial… B14. Fortalecer el movimiento JAR donde ya está presente y establecerlo en las comunidades donde aún no está implantado.

Formación y acompañamiento

3.1. Dado que nuestra formación no responde integralmente a las realidades de los jóve- nes, es necesario enriquecer el itinerario y los instructivos a la luz de las necesidades actua- les de los jóvenes, en un desarrollo sólido, profundo, denso, sabio y expresado en el lenguaje de los jóvenes manifestado en el Kerigma, porque toda formación cristiana es ante todo la profundización del Kerigma que se va haciendo carne cada vez más y mejor.

3.2. Dado que estamos viviendo un cambio de época y paradigmas, es necesario Revisar la metodología formativa y pedagógica de las diferentes etapas, con el objetivo de tener una experiencia de formación integral desde el Evangelio, porque es necesario un camino formativo serio y adecuado.

3.3. Dada la importancia de la formación permanente, es necesario que el equipo JAR internacional se encargue de promover la formación permanente de las JAR, Porque cual- quier proyecto formativo debe ser camino de crecimiento para el joven.

3.4. Dados los recursos existentes a nivel de la Orden, es necesario Promover y difundir la plataforma In Imum Cordis, y crear un canal de comunicación que concentre los mate- riales y experiencias comunitarias que permita el trabajo en red, porque la comunicación fomenta la fraternidad.

3.5. Dado que los jóvenes necesitan ser acompañados, es necesario: la revisión de estatutos y las formas de acompañar las diferentes etapas propuestas en el itinerario, un plan de formación para acompañantes, sistematizar procesos de acompañamientos y potenciar la figura del asesor laico, porque el acompañamiento es absolutamente necesario para el crecimiento y madurez de los jóvenes.

Evangelización y misión

4.1. Dado que el encuentro personal y comunitario con Jesús desembocan en la misión, es necesario fomentar la participación de los Jóvenes en los diferentes acciones misioneras y solidarias que la familia agustino Recoleta tiene (ARCORES, CEAR, EDUCAR, y otras iniciativas locales, etc), ofreciendo espacios para vivir la misión, porque ésta es una dimensión de la vocacionalidad.

4.2. Dado que la evangelización es necesaria en la Iglesia, es importante crear en las diferentes demarcaciones equipos de evangelización de las JAR, porque somos misión y para eso estamos en el mundo.

4.3. Dado que nada de lo que es verdaderamente humano nos es ajeno, es necesario crear herramientas para propiciar el compromiso del joven Agustino Recoleto, para la construc- ción de una sociedad nueva, porque queremos ser protagonistas de la revolución de la caridad y del servicio..